2022 / Salvar la intemperie_Call Center



Proyecto expuesto de mayo a julio de 2022, en el Centro de Arte La Regenta


STATEMENT

Estar —y permanecer— a la intemperie es dejarse afectar por el contexto y por los otros. Implica tener la permeabilidad necesaria para alcanzar la profundidad de los aspectos interrelacionales contenidos en lo más humano y su vinculación con las singularidades ambientales y situacionales de un contexto concreto. Salvar la intemperie propone, por tanto, preservar un estado de sensibilidad, vulnerabilidad y vibración que combate la banalización de la existencia, la atomización de la proximidad y los estados inertes de afectación o receptibilidad. Desde aquí, se configura Call Center. Una pieza site specific que pone de relieve una de las cuestiones más preocupantes del momento actual.

La exposición continuada al aislamiento derivada del contexto pandémico, el individualismo que produce el uso desmedido de la tecnología, y una sociedad caracterizada por la implementación de todo tipo de políticas y estrategias neoliberales, han venido generando la adaptación colectiva de toda una serie de circunstancias excepcionales. De entre ellas, la disminución — y en ciertos casos, prohibición — de las formas de interrelación física entre las personas, ha sido de los aspectos que más ha conmocionado a la población en estos últimos años.

En este escenario, se ha venido imponiendo la coacción hacia un nuevo paradigma basado en la cohabitabilidad y correspondencias dentro la esfera digital. Este hecho ha tenido entre otras consecuencias, la disolución progresiva de espacios de y para el encuentro tangible y con ello, la desarticulación del intercambio desde lo real. De este modo, la cada vez más abismal brecha interpersonal ha supuesto una ruptura de las relaciones de reciprocidad tan nutritivas que se producían desde la vivencia compartida en un espacio y tiempo concreto, donde se desplegaban capacidades como la escucha activa o formas de afecto como la empatía o la solidaridad. Principios que ahora se encuentran gravemente debilitados. La incorporación de esta forma de existencia, basada en esta constante deriva de imposibles, desencuentros y frustraciones, ha ocasionado toda una serie de desajustes emocionales que han comenzado a dar muestras muy preocupantes de toda una serie de carencias afectivas que devienen en un trastorno emocional. Muestra de ello, es el aumento significativo de enfermedades habitualmente silenciadas como la depresión, la ansiedad o el alarmante crecimiento del número de suicidios.

De este modo, el presente proyecto expositivo procura centrar el debate en la urgencia de atender esta realidad y recuperar los valores más humanos, en la urgencia de rearticular los cuidados desde la cohesión sosteniendo el padecimiento individual y comunitario, en la imperante necesidad de crear y tejer redes, comunidades interconectadas de afectación, así como la pertinencia de cuestionar los códigos y sistemas de interrelación humana actuales impuestos por los sistemas de poder.



Entrevista en sala


INSTALACIÓN






                            



INTERVENCIÓN MURAL