2019 / Bar, Montenegro.


Esta pieza empieza a tomar forma a partir de la propuesta de la creadora Edurne H. Elía en colaborar en su proyecto artístico en curso. Desde Montenegro, me envía una postal sobre la cuál yo debo intervenir y volver a remitírsela.



Postal recibida desde Montenegro de Edurne H. Elía


***

La postal es ese elemento cuya función es traernos a la memoria el lugar en el que estuvimos o acercar a otra persona al lugar que habitamos en un momento determinado. En cualquier caso, la postal nunca podrá ser un elemento certero. La imagen que aparece en la postal y que representa al país, ciudad, pueblo o cualquier tipo de localización no puede aglutinar o sintetizar una multiplicidad de instantes, de momentos, de espacios, de personas, de acontecimientos, al fin, que implica la experiencia vivida. Sería absolutamente injusta y reduccionista esa imagen postal si contemplamos el alcance que pueda tener un lugar determinado para nosotros.

Así, ese falso recuerdo en forma de imagen fotográfica y que no nos pertenece se convierte más aún en la gran impostora al tan siquiera haber sido tomada por nosotros; tal vez, tan siquiera hemos estado en el lugar que se muestra y todavía más difícil sería haber podido observar ese paisaje desde ese punto de vista concreto que se muestra. De este modo, este empeño por formar parte de lo entrañable, de lo íntimo y fetiche queda reducido a los márgenes del simulacro, en una ficción inarticulada de lo que pudo ser y suceder.

La imagen del souvenir, por tanto, no puede ser otra que una especie de condensación de la memoria  informe y rizomática, compuesta de muchas imágenes que se conforman en un conjunto desordenado y conectado de lo que ya es imposible ver.




  Bar, Montenegro





Detalle



***




Extracto proceso